Archivo de la etiqueta: estudio

Fotografías de producto realizadas en clases y talleres

Esta es una selección de algunas fotografías realizadas en clases, donde realizamos paso a paso el montaje, la iluminación y la realización. La medición luz sobre la que pongo especial acento  permite ajustar la iluminación y obtener el resultado previsto antes de disparar.

 

Producción grupal en la Escuela Argentina de Fotografía

Proyecto grupal de los alumnos de Publicidad del segundo cuatrimestre de 2011 (turno noche) de la EAF. La idea y la realización es grupal partiendo como referencia de la observación de los trabajos del fotógrafo español Eugenio Recuenco, con mi coordinación y dirección.

Participaron: Rocío Fabiano, José Luis Laza, Fernando Casarramona, Cecilia Palmieri, Camila Pintos, Adolfo Llorente, Luciano Póveda, Guillermo Salinas, Albano Spenza, Nicolás Ferreyra Vera, Virginia Verstraeten y  Victoria Daelli.

®Carlos Fumagalli.

Taller de Iluminación de Modelo, marzo de 2011.

En el taller de iluminación de modelo que di en marzo de este año, realizamos cuatro producciones muy distintas y que resultaron interesantes.  Las ideas fueron de elaboración grupal, un procedimiento muy rico que hace que cada uno participe en la búsqueda de una estética a la que posiblemente no llegaría sin la participación de los demás. Desarrollamos los temas buscando el modo de llegar a ambientaciones realizables, de costo accesible y que se pudieran implementar en cada sesión de tomas.  Mi agradecimiento a todos los participantes y especialmente a los modelos. También a Prometh que facilitó los flashes de estudio y accesorios empleados en el taller..  El próximo taller comienza el próximo martes 2 de agosto.

La primera producción fue una serie de retratos de dos personas mayores, partiendo de la base de emplear luz dura, alguien trajo como referencia a Charles Platon, aunque luego nos alejamos en el tratamiento,  la puesta de luz partió desde allí.  El siguiente proyecto fue recrear en estudio una escena que remita a los años 40/50, con personajes que representen a dos trabajadores de esa época escuchando por radio una pelea de box. Por último: una escena bizarra entre dos boxeadores de muy distinto tamaño,

Aproximación a La Maja Desnuda, un ejercicio de iluminación en la EAF.

Publicado en el número 509 de la revista Fotomundo, de Buenos Aires, en mayo de 2011.

Entre los ejercicios que realizamos en el primer cuatrimestre en la Escuela Argentina de Fotografía, Guillermo Camacho, alumno de la materia Publicidad propuso recrear fotográficamente la pintura de Goya La Maja Desnuda.  El interés del ejercicio no estaba en una recreación literal sino en el estudio de la iluminación, así es que  con el viejo sillón del estudio de la escuela y algunos elementos que trajeron los alumnos improvisamos un diván que permitió la pose de la modelo, aunque no muy semejante al original, cumplió su función.

La pintura combina una luz suave sobre el cuerpo que sin embargo proyecta sombras duras, y se recorta sobre la modelo sin incidir sobre el fondo oscuro, a la vez que sobre el pecho se destaca un resplandor alto casi puntual.  Asocio esta luz con la que podría llegar desde un ventanal vertical amplio por el que pasara la luz del sol a través de una cortina traslúcida, naturalmente que en la pintura la luz es una interpretación del artista y la concordancia entre la calidad de la luz y la textura es parte de la obra, sin las limitaciones que impone la luz real a la iluminación fotográfica.

Decidí emplear una caja de luz tipo strip a la izquierda para cubrir la superficie del cuerpo, sin embargo esta no recortaría la luz sobre el fondo que debía mantenerse oscuro.  En el estudio de la Escuela tenemos unos paneles de telgopor de 2×2 mts.  con estos armamos un pasillo por el que hacer llegar la luz de la caja a la escena,  si «el pasillo» resultaba suficientemente largo se lograría el recorte de luz.

Por otro lado con esta iluminación suave no produciría el resplandor sobre el pecho, es más: inevitablemente el nivel de iluminación sería más alto en los pies que en la cabeza por proximidad a la fuente de luz.  Pienso entonces en emplear un fresnel desde la misma dirección para crear este resplandor, cerrando suficientemente el haz de luz.

Por último agregamos un tercer flash  para crear el efecto de luz suave que recorta  sobre el fondo.  En la galería puede verse el progreso de la ilumianción al agregar cada lámpara y por último un ajuste mediante entonados.

Mi agradecimiento a la modelo Melina Balbuena por su excelente trabajo.

Ir al sitio de Melina Balbuena

®carlos fumagalli

.

 


 

 

Obturación y sincronización del flash.

Publicado en el número 506 de la revista Fotomundo, de Buenos Aires, en febrero de 2011.

[TOC]

La sincronización del flash consiste en que el destello se produzca cuando el obturador se encuentra completamente abierto y el sensor activo.

Las cámaras reflex poseen un obturador de cortina, la función del obturador es dejar pasar la luz hasta el sensor sólo durante el tiempo establecido.  Esto se logra mediante un sistema de dos cortinas que cierran (obturan) el paso de luz hasta el sensor.  Para ello una primer cortina abre el paso de luz proveniente del objetivo y cuando transcurre el tiempo seleccionado la segunda cortina lo cierra. Esto es posible mientras el tiempo de exposicición sea suficientemente largo.  Por ejemplo, si el tiempo durante el cual el sensor recibirá la proyección de luz es de 1 segundo, la primer cortina abre, transcurre algo menos de 1 segundo, y la segunda cortina cierra.

En tiempos de obturación muy cortos, la segunda cortina comienza a cerrar antes de que la primera llegue al final de su recorrido, de no ser así, el sensor recibiría una exposición más larga que la seleccionada.  En estas condiciones (generalmente velocidades más cortas de 1/200 de segundo) la ventana a través de la cual ingresa la luz  al sensor nunca se encuentra completamente descubierta al mismo tiempo: durante la obturación siempre hay una parte del área cubierta por las cortinas y naturalmente lo que está tapado no se registraría en la imagen. Cuanto más breve sea el tiempo de obturación menor será el área descubierta simultáneamente.

Por otra parte, en las cámaras digitales la obturación mecánica se combina con la actividad del sensor, ya que a diferencia de la película el sensor puede estar activo o no:  entonces para que la luz del flash sea registrada la ventana a través de la cual llega la luz debe estar completamente descubierta y el sensor activo. Esto es lo que determina la velocidad más corta a la que es posible sincronizar el flash. (sin considerar en este momento la sincronización de alta velocidad que ofrecen algunos sistemas, esa es una función especial)

Al apretar el disparador la cámara envia al flash un impulso eléctrico que lo hace destellar en el instante preciso.  El contacto eléctrico entre la cámara y el flash se encuentra en la zapata de la cámara donde se acopla el flash.  Algunas cámaras poseen una ficha para enchufar un cable de sincronización entre la cámara y el flash.  Esto se emplea sobre todo con flashes de estudio, sin embargo es importante asegurarse de que ambos sean compatibles: algunos flashes antiguos pueden dañar seriamente a las cámaras digitales.  Este es un punto difícil, ya que los fabricantes de cámaras no brindarán ninguna otra información más que si se emplea cualquier flash de otra marca se puede dañar la cámara.  Debe consultarse con un técnico antes de conectar mediante el cable o el contacto de la zapata un flash no original a una cámara.  El problema radica en el voltaje que circula entre la cámara y el flash; en las cámaras antiguas no había necesidad de compatibilizar cámara y flash y por tanto no hubo normas de compatibilidad, cada fabricante de flashes hizo lo que le resultó conveniente en términos técnicos.  Desde hace unos 10 años los flashes han normalizado su voltaje y sulen ser compatibles con las cámaras digitales, de todos modos ante la duda confirmarlo siempre antes de conectarlo.

Los sistemas de sincronización por fotocélula, infrarojo y radio que se detallan abajo no presentan ningún riesgo ya que no hay contacto eléctrico entre cámara y flash.

Sincronizar más de un flash.

Cuando se ilumina con con más de un flash todos deben disparar en sincronización, tanto sea con flashes de estudio como portátiles.   El primer sistema que se empleó, actualmente es desuso,  fue conectar todos los flashes mediante cables de sincronización, cada uno tenía su propio cable que se conectaba a una ficha múltiple y ésta a la cámara, era engorroso y muchas veces algún flash quedaba sin disparar.

Cabe resumir la diferencia entre los diferentes modos inalámbricos de sincronización y control, las fotocélulas son un sistema ya estandarizado desde hace años, mientras que el sincronizador por radio y los sistemas de control son más recientes.

Fotocélulas: Las fotocélulas son pequeños dispositivos sensibles a la luz que se conectan al cable de sincronización de un flash, al detectar el destello de otro flash, hacen disparar el flash al cual están conectadas.  Casi todos los flashes de estudio las tienen incorporadas y algunos portátiles también, es una muy buena prestación que el flash contenga la fotocélula en su construcción.  Un modo de emplearlas es hacer destellar el primer flash mediante el cable de sincronización y los demás por fotocélula.   Sin embargo el cable nunca es cómodo, otro modo es usar en la zapata de la cámara un flash portátil en modo manual a la mínima potencia y dirigido de tal modo que no llegue a iluminar la escena, sino que solo active las fotocélulas de los flashes de estudio.  Para esta función también puede emplearse el flash incorporado a la cámara si es que permite emplearlo en modo manual y graduar su potencia, esto es posible en todos los modelos de cámaras Nikon y en la 7D de Canon.   Ya que el flash incorporado no puede orientarse en una dirección distinta al objetivo  y crearía reflejos o relleno de luz en la escena, conviene colocar una pequeña cartulina blanca para orientar la luz hacia arriba y que el rebote active las fotocélulas.  No puede emplearse para iniciar la secuencia un flash portátil en modo TTL ya que el predestello de control hace destellar a los flashes de estudio y quedan fuera del tiempo de sincronización. Independientemente de cómo se hace destellar el primer flash, un inconveniente que puede ocurrir es que la luz de este no llegue hasta la fotocélula, en ese caso se emplea un espejo o pantalla para hacer llegar suficiente luz  o se reacomoda la luz del flash principal.  Una desventaja de las fotocélulas es que cualquier destello de flash disparará los nuestros, si son muchas las personas que toman fotos, por ej. en una fiesta, esto podría representar una dificultad seria.

Destelladores infrarrojos: Son pequeños flashes cubiertos por un filtro infrarrojo que se colocan en la zapata de la cámara, no afectan la imagen ya que ni las películas ni los sensores digitales son sensibles al infrarrojo pero si activan las fotocélulas de los flashes remotos.  Es un sistema simple y de buen rendimiento.

Radio disparador: Es  un sistema inalámbrico para disparar en sincronía uno o más flashes.  Está conformado por un dispositivo emisor y uno o más receptores.  Se coloca en la zapata de la cámara el emisor, al disparar la cámara aquél enviará una señal de radio y el receptor conectado al flash lo hará destellar. El sistema tiene mucho más alcance que las fotocélulas,  puede hacer destellar un flash a través de una pared u otros objetos opacos, y no hay problemas de ubicación y llegada de luz hasta el receptor comparándolo con las fotocélulas.  Por otra parte, si se trabaja en un lugar público, los destellos de flashes de otros fotógrafos no afectarán nuestro sistema.   Hay marcas de alto precio y rendimiento, y otros (generalmente de origen chino) muy accesibles,  de menos alcance y precisión pero que cumplen su función en la mayoría de los casos.   Estos están popularizando su empleo.  A veces se producen diferencias entre el tiempo de sincronización más corto que permite la cámara y el que permite el radio, por ejemplo, la cámara puede sincronizar en 1/200 pero si se emplea este tiempo con un radio los flashes no sincronizan correctamente, reduciendo la velocidad a 1/100 el inconveniente se soluciona.

En principio se requiere de un receptor para cada flash, sin embargo en estudio puede emplearse un radio para sincronizar un flash y cuando este destella activa a los siguientes por fotocélula. La sincronización por radio es universal, permite disparar flashes de distintas marcas y modelos, tanto portátiles como de estudio, y no requiere compatibilidad entre los flashes que se estén empleando. Esta característica implica la ventaja de poder utilizar flashes antiguos o muy sencillos y de bajo costo.  Para la iluminación controlada con flashes portátiles lo verdaderamente importante será que los flashes a emplear dispongan de la posibilidad de graduar la potencia y el ángulo de iluminación.

La única función es de los sincronizadores por radio es disparar los flashes externos en sincronización, no permitirán controlar otras funciones del flash. Nota: A pesar de ser un sistema universal pueden presentarse incompatibilidades entre determinadas marcas de radio y marcas/modelos de flash.  Antes de comprarlo es conveniente asegurarse del funcionamiento con los flashes que se van a emplear.

Sistemas de control a distancia incluídos en el flash:

Los sistemas de control inalámbrico incorporados a algunos flashes portátiles de última generación como el sistema Nikon CLS,  solo funcionan con cámaras y flashes compatibles de la propia marca y algunos de terceros, no con flashes de estudio, ni con cámaras o flashes de la propia marca anteriores al sistema. No solamente sincronizan el disparo, sino que permiten la medición de luz TTL inalámbrica y controlar desde el flash puesto en la cámara el modo de medición de luz y la potencia de varios grupos de flashes remotos independientes entre sí.

Se requiere un flash maestro que emitirá las órdenes desde la cámara y uno o más flashes remotos que las ejecutarán.  En algunos modelos de cámaras el flash integrado incluye el dispositivo controlador para dos grupos de flashes externos independientes.  (Nikon D-80 y superiores, la D-70 permite controlar un solo grupo de flashes)  El flash controlador puede participar en la iluminación o funcionar solo como emisor de órdenes sin iluminar la escena.  Los destellos de flashes de otros fotógrafos no afectarán los nuestros, y se dispone de diferentes canales de comunicación para evitar conflictos. Aquí una tabla comparativa con las características principales de cada sistema:

Fotocélulas Destellador infrarrojo Sincronizador por radio Control inalámbrico de cada marca
Comunicación Destello en tiempo real Destello en tiempo real Señal de radio Predestellos de flash
Integridad Cualquier destello hace disparar nuestros flashes Cualquier destello hace disparar nuestros flashes Otros destellos no afectan nuestro sistema Otros destellos no afectan nuestro sistema
Alcance Debe llegar el destello del flash principal hasta la fotocélula Debe llegar el destello del flash infrarrojo hasta la fotocélula De 10 a 100 mts. dependiendo de marcas y modelos La señal atraviesa obstáculos como paredes u objetos Deben llegar los predestellos del flash principal a los flashes remotos
Compatibilidad Universal Universal Universal Solo los flashes y cámaras diseñados para el sistema
Funciones Disparar flashes externos en sincronización con la cámara Disparar flashes externos en sincronización con la cámara Disparar flashes externos en sincronización con la cámara Disparar flashes externos en sincronización con la cámara – Medición de luz TTL inalámbrica– Controlar desde la cámara el modo de medición, la compensación del destello en los modos automáticos,o la potencia en modo manual de hasta en tres grupo s de flashes independientes
Costo Amplia gama de precios desde modelos  económicos Amplia gama de precios desde modelos  económicos Si la cámara posee el controlador en el flash integrado, el sistema estará disponible al emplearse con el flash más económico de la línea

®carlos fumagalli

Una producción en la EAF

Con los alumnos de Publicidad de la Escuela Argentina de Fotografía realizamos un ejercicio de producción en todas sus etapas: búsqueda y selección de una idea, vista de referencias, previsión de los elementos necesarios, montaje de la escena, la realización de las tomas y post producción.
El resultado son estas tomas con un marcado toque de humor.
Posiblemente si hubiese visto esta toma sin saber como se realizó podría pensar que no fue un disparo directo sino un montaje. Esto me lleva a reflexionar sobre cómo cambió la lectura de la imagen fotográfica: antes un montaje era una técnica poco habitual y la captura del momento, el instante del disparo era uno de los atributos de valor escenciales de la fotografía. Ahora con la facilidad que brinda el manejo digital el montaje se ha tornado tan común (hasta el abuso) que sospechamos a priori de la legitimidad de la captura del instante (creo que se nos perdió algo ahí, no?)
Estos son disparos directos, saltos congelados en el aire. Se ajustaron parámetros de (exposición, brillo, etc) en el editor de formato raw, y mediante retoque en Photoshop solo se completó el piso de madera que no era suficientemente grande, y se realizaron entonados y apantallados.
En la galería puede verse este retoque y otros disparos de la misma serie.

Las tomas están realizadas empleando tres flashes de estudio. En los primeros disparos observamos que las fotos no estaban perfectamente congeladas, tenían algo de falta de definición ya que el movimiento muy rápido del salto, fotografiado perpendicularmente al eje del objetivo de distancia focal larga, no llegaba a congelarse: los destellos de flash no eran suficientemente breves. Para solucionar esto, llevamos la iluminación al mínimo de potencia posible para los flashes Elincrhome que empleamos, esto llevó la duración de los destellos a 1/900 de segundo, como estábamos empleando cajas de luz, tuvimos que subir el ISO de la cámara para llegar a un nivel de exposición adecuado y evitar movimiento en el registro de la imagen
®Carlos Fumagalli

Modelo en estudio Natee

En la segunda sesión de tomas del Taller de Iluminación de Modelo, contamos con la participación de la modelo Natalee Romera.
Realizamos tres series de tomas con distinta iluminación, cuyos esquemas se pueden ver en cada galería.
Me resultó interesante realizar una versión en color y otra sepia mediante el revelado de los archivos raw.


El vestido de rayas blancas y negras demanda suavizar la luz por su alto contraste, mantuve la cacerola de 30 cms. pero ahora detrás de un difusor, agreguá un contraluz, y un efecto sobre el fondo.
En la toma del salto quité el efecto sobre el fondo y agregué un amplio rebote lateral.
®Carlos Fumagalli.

Fotografía de alimentos en estudio: una de pan, salamín y queso.

En la última clase del taller de iluminación de producto, del jueves 30 de julio, trabajamos con los elementos básicos de una «picadita».  Exploramos las posibilidades y dificultades  de este tipo de productos.  Con la misma puesta de luz y algunas variaciones, decidimos trabajar con  bastante aproximación cámara en mano,  así es que hay tomas semejantes con pequeñas diferencias de encuadre, que a veces significan cambios importantes en la imagen.

No hubo un máximo ajuste de detalles,  eso si requeriría trabajar con trípode, y con  más detenimiento en cada toma.  Usamos un Micro NIkkor 60 mm. AF con una D-70 en formato raw.

®carlos fumagalli

Iluminación en Fotografía de Productos: Metales

Publicado en el número 502 de Fotomundo, de octubre de 2010.

Fotografía directa sin retoque, en película 10x13cm.


Fotografiar objetos de metal requiere un tipo de iluminación particular.  El metal pulido produce reflexión especular, si empleamos luz directa, la luz se reflejará en la dirección opuesta a la dirección con que incide, y esto producirá una imagen oscura en la que se marcarán todas las imperfecciones, rayaduras, abolladuras, etc.que presente la superficie.  Según el ángulo entre la fuente de luz y la cámara también aparecerá reflejada la fuente de iluminación, creando un contraste irreproducible, en conjunto una imagen desagradable.

clic en la imagen para ampliarla


Si tuviésemos que fotografiar un espejo, no pensaríamos en iluminar su superficie para reproducirla, sino en iluminar la escena, los objetos y cuerpos que estén siendo reflejados.  Un objeto de metal pulido también es un espejo, más o menos perfecto según su terminación y su desgaste;  las bandejas, vajilla, etc. son espejos bastante irregulares de formas complejas y lo que fotografiaremos serán las imágenes reflejadas en su superficie.
En la lectura de la imagen lo que interpretamos como metal es una combinación de reflejos blancos y negros, con algunos detalles de otros objetos reflejados.  Lo que nos conviene entonces será hacer reflejar sobre la superficie metálica planos iluminados.  En estas condiciones ya no veremos las rayaduras e imperfecciones sino la forma.

clic en la imagen para ampliarla


Así es que para fotografiar metales pulidos no conviene iluminar el metal con luz directa sino hacer que refleje superficies luminosas.  Entre los accesorios de iluminación de estudio una caja de luz resultará adecuada para este fin, y cuanto más próxima se encuentre al objeto mayor será la superficie reflejada.  Se buscará encontrar la combinación de tamaño, distancia al objeto y dirección conveniente en cada caso.

Como la imagen del difusor de la caja de luz será lo que quedará fotografiado como superficie del metal, una hoja de papel calco nueva sin arrugas ni quiebres sobre el difusor asegura una buena textura y que cualquier suciedad de aquél no quede registrada.  También podremos usar paneles blancos que reboten luz para ciertas zonas de la imagen, en este caso no convendrá el típico telgopor pues se reflejará su textura, un buen material es el foam board, que se consigue en pinturerías artísticas.

La forma del objeto hará que resulte más o menos complejo distribuir adecuadamente los reflejos sobre su superficie, un objeto plano será más simple que uno convexo, este último reflejará luz desde ángulos distintos y requerirá una superficie mucho mayor. Una pava es mucho más compleja de iluminar que una bandeja.  Una esfera metálica pulida refleja la luz que proviene de todas direcciones y requerirá estar rodeada de planos de luz.

Por otra parte un objeto metálico que refleje solo superficies blancas no tendrá aspecto metálico, puede parecer simplemente un objeto blanco; para lograr el carácter del metal debe mostrar también zonas negras.  De acuerdo a la forma del objeto éstas pueden producirse naturalmente en las áreas que no estén reflejando la luz proveniente de la o las cajas de luz que estemos empleando, sobre todo si usamos flash, la diferencia de intensidad entre el destello y la iluminación ambiente hará que solo se registre la iluminación proveniente del flash y el resto quede negro, siempre y cuando utilicemos el tiempo de sincronización más breve permitido por la cámara y la iluminación ambiente no sea intensa.

De todos modos, a veces es necesario agregar tiras de cartulina negra interrumpiendo la superficie del plano blanco del difusor para crear zonas de reflejo negro, o gris para que la imagen cobre “aspecto metálico” esto depende de cada caso. También podría resultar adecuado iluminar una superficie, por ejemplo un fondo gris, para que aparezca reflejada en el producto.

En este ejercicio realizado en una clase del taller de iluminación de producto, los tubos plateados del exprimidor reflejan (copian en jerga de estudio) la caja de luz muy próxima, como se ve en el esquema 1  El nivel de exposición se determinó midiendo luz reflejada puntual sobre el área blanca y aumentando 2 1/3 EV por encima del valor que indicó el fotómetro para que se registre como blanco y no como gris medio.  Probando abrir 1/3 más el primer efecto fue favorable, sin embargo al ampliar la imagen se detecta una zona posterizada con una diferencia de color entre un sector de reflejo y otro.  Para esta iluminación también se podría haber realizado la medición con un fotómetro de luz incidente orientado desde el producto hacia la cámara con un buen resultado, aunque medir la luz reflejada por el metal resulta más presiso.

A este punto, el ajuste de exposición también dependerá del revelado del archivo raw, y podrá convenir un nivel de exposición u otro de acuerdo a las condiciones de toma y de revelado de cada caso en particular.

Deberá cuidarse que no se produzcan reflejos indeseados, como el trípode, la cámara o el mismo fotógrafo. Para ello lo fundamental será que no les llegue luz del flash, eventualmente puede resultar necesario cubrir el trípode con un trapo negro, y a veces cámara y trípode se ubican detrás de una tela o papel blanco, negro, o gris de acuerdo al caso, al que se le practica un agujero por donde asomará el objetivo.  De todos modos puede que algunos reflejos no logren evitarse y que se decida dejarlos para retocarlos luego en Photoshop u otro editor de imágenes.  Convendrá aquí balancear entre el trabajo artesanal de cuidar los reflejos mediante paneles, banderas, etc. hasta un punto razonable, ya que se puede llegar a construir estructuras enormes alrededor de un objeto pequeño, y el trabajo de retoque que tampoco resultaría conveniente sobrecargar.  Un método apropiado es pensar en concreto en qué consistirían los pasos de retoque necesarios para solucionar el problema luego, y comparar el trabajo que demanda solucionarlo en la iluminación, respecto a retocarlo después.
Por último, si el producto posee partes no metálicas, estas se comportan de otro modo respecto a la luz y podrían requerir otro tipo de iluminación.

clic en la imagen para ampliarla
Esta fotografía directa sin retoque la realicé en película de 10×13 cm.hace algunos años. Está hecha con tres cajas de luz, una ubicada frontalmente ligeramente por encima de la cámara, otra desde la izquierda y una tercera cenital que ilumina la parte superior del pico y la manija. El resplandor violeta fue producido por el reflejo de un cuarto flash con un cono cerrado y una gelatina de color sobre un fondo de fórmica negra semimate bastante alejado de la grifería, la medición de este último se mantuvo en el valor del gris del 18% para lograr saturación de color.

Ir a Iluminación en Fotografía de Producto: Metales, parte 2 (solo para alumnos del Taller)

 

 

®carlos fumagalli


pareja en estudio, danza.

Taller extensión universitaria de la FADU, grupo verano 2009:

Una puesta de luz muy simple para experimentar iluminación de alto contraste sin relleno.  Una lámpara de flash de estudio casi cenital está ubicada algo por delante de los modelos, a unos 3.5 mts. de altura, para que el área iluminada resulte suficientemente amplia. El reflector es un cono que recorta el haz de luz para que solo llegue un círculo al piso y evitar que la luz llegue al plano vertical del fondo.  Sobre éste, incide la luz de otra lámpara de flash con panal de abejas,  subexpuesta 1 EV respecto al valor de luminosidad del gris medio.  Realizado en el estudio de la calle Palpa.

En realidad lo importante es lo que ocurre,  eso es lo que queda fotografiado,  gracias a Martín y Lucía, seres danzantes …

Cámara:  Nikon D 70  | formato raw | importado como DNG a Adobe Lightroom | revelado y exportado para web desde Lightroom.

®carlosfumagalli